Invierno 2017: ¿Dónde vamos?

Se vienen las vacaciones y Argentina es un país hermoso para disfrutar en julio. Debido a la diversidad de climas, las propuestas son variadas y para todos los gustos.

Estas vacaciones invitan a conocer nuestro país, por eso, en esta nota te proponemos destinos imperdibles. ¡Tomá nota!

Opciones para huir del frío

1. Las cataratas del Iguazú.

Es una de las 7 Maravillas Naturales del Mundo y el atractivo natural más visitado de Argentina. Las cataratas del Iguazú son famosas por sus paisajes, sus colores y la arrogancia del agua.

Esta época del año es la ideal para visitar este atractivo turístico porque encontrarán temperaturas de entre 20º y 28º con sol.

Las Cataratas del Iguazú están dentro del Parque Nacional Iguazú, a 20 kilómetros de la ciudad de Puerto Iguazú. Son el destino ideal para jóvenes, adultos y familia.

¿Qué hacer?

La caminata por la pasarela de la Isla San Martín (se encuentra en el río Iguazú del lado argentino, dentro del Parque Nacional y al pie de las Cataratas)
Ver el atardecer desde el Hito Tres Fronteras (es un lugar turístico, ubicado a unas cuadras del centro de la ciudad de Puerto Iguazú).
Un paseo en el tren ecológico de la selva (recorre 7 kilómetros de selva y llega hasta el borde de la Garganta del Diablo -donde se concentra el mayor caudal de las cataratas del Iguazú-)
2. Termas de Río Hondo

  Es un gran centro termal, ubicado en la provincia de Santiago del Estero, a orillas del río Dulce. Esta época del año invita a visitarlas porque hay menos lluvias que en verano, en julio la temperatura mínima es de alrededor de 13º y la máxima de 21º  

Generalmente este destino tienta a adultos mayores, por las propiedades sedantes y relajantes de estas aguas (que alivian dolores, nervios y ansiedad) pero también las termas las pueden disfrutar jóvenes. La oferta para personas de entre 25 y 40 años es muy alta, con bares, pubs nocturnos y discos en la ciudad.

¿Qué hacer?

Visitar el paseo artesanal Termas de Río Hondo. Se encuentra en la plaza principal, allí artesanos ofrecen sus trabajos en mimbre, alpaca, piedra, madera, telar, cuero, etc. Pero este paseo no es el único, hay muchas galerías de este estilo para disfrutar y a precios muy accesibles.
Autódromo Internacional Termas de Río Hondo. Está a 6 km de la ciudad, en un predio de 150 hectáreas. Es uno de los más extensos del país.
Pesca del dorado con mosca vadeando el Río Dulce. Invierno es la temporada para esta actividad.
 Relax en un Spa. Idealmente, buscar tratamiento guiados por profesionales en termalismo, para aprovechar al máximo este destino.
3. Quebrada de Humahuaca

Fue declarada Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, en la categoría Paisaje Natural. Es un profundo valle de más de 150 kilómetros, que se extiende a lo largo del río Grande, en la provincia de Jujuy.

En julio, las temperaturas mínimas rondan los 7º y las máximas los 21º. En invierno es la época más seca y una de las más recomendadas para un paseo por este destino.

¿Qué hacer?

Visitar el pueblo Humahuaca. Es un pueblo muy pintoresco, rodeado de cordones montañosos. Invita a recorrerlo a pie para disfrutar sus maravillosos paisajes.
Observación de aves en el pueblo Yala. Allí también está autorizada la pesca deportiva, pero en determinados días y horarios.
Conocer Volcán, un poblado donde se encuentra el Mercado de Artesanías.
Opciones para vivir el invierno a pleno

1. Buenos Aires

La ciudad de la furia tiene más propuestas culturales en esta época del año que en verano. El invierno no es aterradoramente frío, la temperatura ronda los 7º de mínima y los 15º de máxima.

¿Qué hacer?

Las opciones en la capital argentina son infinitas, es ideal para todas las edades y para todos los gustos.

Recorrer Palermo, uno de los destinos más top e importantes de Buenos Aires. Ideal para hacer turismo de ciudad. Se encuentran en él las tiendas de los diseñadores de moda más destacados del país, discotecas, pubs, bares y restaurantes de gran nivel.
Visitar Puerto Madero. Es la parte más moderna de la ciudad, encontrarás grandes rascacielos, restaurantes de renombre y las discotecas más resonantes del país.
Caminar en La Boca. Con sus multicolores casas, sus cantinas y tabernas, la cuna del tango y del fútbol recibe a miles de personas todos los días y las cautiva con la magia de sus colores e historia plena.
Los teatros, las librerías y las pizzerías para no olvidar las encontrarás en la Avenida Corrientes.
Recorrer el Puerto de Frutos de Tigre. Es un puerto de frutas y verduras, pero también artesanos exponen ahí sus obras únicas, hechas con recursos naturales de la zona.
2. Bariloche

Por supuesto que allí está uno de los mejores centro de esquí del país. Con pistas para todos los gustos y dificultades, pero tiene muchos más atractivos.

¿Qué hacer?
Un paseo por Circuito Chico. Es una de las excursiones más tradicionales de Bariloche. Comprende un recorrido por la zona del Ejido Municipal (rodeado por el Parque Nacional Nahuel Huapi) y del Parque Municipal LLao LLao. En el paseo pueden detenerse en chocolaterías, casas de té, cervecerías artesanales, paseos de artesanos, herrerías, distintas fábricas y otros atractivos.
Realizar una navegación por el lago Nahuel Huapi.
Visitar la Colonia Suiza es una experiencia imperdible, fue el primer asentamiento europeo en la región y ha sido declarada patrimonio histórico. Mantiene las características originales de su fundación. Una vez allí es imprescindible degustar Curanto, una comida que se cocina bajo tierra en medio de una gran ceremonia (no todos los días se realiza, es necesario verificarlo antes).
3. Usuahia

La Capital de Tierra del Fuego es un destino alucinante, que combina mar, montañas y bosques. El clima en Usuahia es muy cambiante, incluso en el mismo día. En julio nocturnas entre -8°C y -15°C, diurnas -2°C a 3°C.

Los paisajes de Usuahia no se comparan con los de ningún otro lugar de Argentina y además, ofrece una inmejorable calidad de nieve para disfrutar del esquí y el snowboard.

¿Qué hacer?

Esquiar casi sobre el nivel del mar. El Cerro Castor es el único centro de esquí de Sudamérica donde se esquía a menos de mil metros de altura. Eso permite disfrutar más la práctica del esquí y el snowboard, ya que permite mejor oxigenación, sin tanto esfuerzo del sistema cardiovascular.
Degustar los platos típicos: Merluza negra y Centolla (codiciados en el mundo)
Un paseo en helicóptero. El escenario es imperdible para disfrutar desde las alturas. La excursión suele durar medio día y las fotos que se toman desde lo alto son impagables.
Viajar en el tren del fin del mundo. Se encuentra dentro del Parque Nacional Tierra del Fuego y hace el recorrido que los presos de finales de 1800 realizaban en la búsqueda de leña para no morir de frío.
¡Argentina es un país que maravilla al mundo, vos no tenés excusas para no conocerlo íntegramente!