Victorica, un encantador paseo con vista al río en Tigre

Bares, restaurantes, clubes náuticos, museos y el parque costero brindan un circuito de 1 km ideal para disfrutar a pie, en bicicleta o con el auto a velocidad mínima.

El Delta de Tigre es una atracción irresistible para dar rienda al ocio en contacto con la naturaleza. En tierra firme, la ciudad del norte del Gran Buenos Aires también convoca multitudes en el Parque de la Costa y el Mercado de Frutos. Pero hay más sobre la orilla norte del río Tigre, del otro lado del puente y la rotonda en la que convergen las avenidas Cazón y Ubieto. En el primer tramo de la calle costera Lavalle se alinean los muelles de algunas embarcaciones que llevan al Delta, la isla Martín García y la costa uruguaya. Enseguida se empieza a perfilar la franja verde y parquizada del Paseo Victorica, un recorrido de diez cuadras ideal para desandar a pie, en bicicleta o con el auto a velocidad mínima.

Primero es la calle Lavalle que serpentea para acompañar el cauce del río Tigre. Cinco cuadras más adelante, a partir de una curva muy pronunciada hacia la izquierda, toma la posta el Paseo Victorica, que se estira un kilómetro a la par del río Luján para alcanzar los elegantes jardines que rodean la sede del Concejo Deliberante de Tigre y el monumental edificio neoclásico del legendario Tigre Club, reconvertido en Museo de Arte Tigre.

Al costado del camino se suceden los bares, restaurantes, parrillas y heladerías que dan forma a un polo gastronómico donde reina la calma, una atmósfera que replica la serenidad que transmite la vista abierta del río a pasos del centro de Tigre. Esa postal inigualable del agua amarronada y la isla asomada detrás se puede disfrutar desde los bancos instalados sobre la orilla. El mate con bizcochos puede ser una compañía inestimable para ese ejercicio estimulante, antes de conocer los museos de la zona o descubrir soberbias construcciones de principios del siglo XX en algunos clubes de remo, como el Suizo, Regatas de América, Rowing Club Argentino, Nahuel Rowing, Tigre Boat, de Regatas Hispano Argentino y Regatas La Marina.

La historia de la navegación se resume en el Museo Naval de la Nación a través de maquetas que recrean embarcaciones de antiguas civilizaciones, pinturas, banderas, armas, sables de próceres, documentos y objetos de barcos que participaron en batallas. Entre las piezas más llamativas es imposible pasar por alto un modelo de birreme asirio del siglo VII aC., un quinquerreme romano, una réplica de la nao Santa María que formó parte de la expedición de Cristóbal Colón en 1492 y un navío que fue parte de la flota francesa en 1636.

La costanera Lavalle conduce hasta el Museo del Mate (casi en el cruce con la calle Eduardo Madero). Durante la visita, que es tan entretenida como didáctica e insume alrededor de media hora, un video, la colección de más de 2.000 piezas (mates, bombillas, envases, termos, documentos, libros, yerberas y antiguas publicidades) y degustaciones permiten a los visitantes instruirse sobre la cultura del mate y la producción de yerba.

En el final de la traza del Paseo Victorica, el Museo de Arte Tigre brinda un toque de distinción al circuito. Funciona desde 2006 en el edificio del antiguo Tigre Club, inaugurado en 1912. La cúpula, la sala oval de la planta alta y la amplia terraza decorada con esculturas fueron rescatados del abandono. En el interior, donde se guarda y exhibe una colección de arte figurativo argentino de los siglos XIX y XX, brillan en todo su esplendor recuperado las piezas de este valioso patrimonio histórico: espejos venecianos, pasarelas de bronce, arañas con caireles originales, escaleras de mármol de Carrara y pisos de Eslavonia. Las marcas indelebles de la belle epoque realzan las obras de Qurós, Pellegrini, Sívori, Quinquela Martín, Berni, Soldi y Spilimbergo.

Cómo llegar. Desde Buenos Aires hasta Tigre son 20 kilómetros por Panamericana ramal Tigre; peaje, $ 45. Sin peaje, por Av. Del Libertador, Colón y av. Cazón o por las avenidas Maipú, Santa Fe, Centenario, Perón y Cazón.

Tren Mitre desde Retiro, $ 22 ida; con SUBE, $ 11,25.

Tren de la Costa desde la estación Mitre (en Olivos), $ 24; con SUBE, $ 12.

También llega el colectivo 60.