Buenos Aires reseñas de un pasado


En la provincia de Buenos Aires existen muchos pueblos rurales que narran gran parte de la historia de Argentina

En la provincia de Buenos Aires existen innumerables pueblos rurales que narran parte de la historia argentina, grandes estancias que reseñan un pasado y un presente agrícola-ganadero, artistas artesanos del cuero y de la plata que abren sus talleres al visitante y una excelente y variada gastronomía. Pasar un día de campo bien criollo o disfrutar de un fin de semana con alojamiento en estancias de Buenos Aires puede incluir espectáculos criollos y comidas típicas. Es posible participar en actividades propias de un establecimiento rural (tareas rurales, jineteadas, domas de caballos criollos y carreras de sortijas, bailes camperos, fogones criollos y guitarreadas) , a las que se les suman actividades recreativas y deportivas como cabalgatas, bicicleteadas, paseos guiados, observación de aves y pesca y náutica en lagunas y arroyos.



En este sentido, San Antonio de Areco es una de las poblaciones más antiguas y características del campo argentino, con calles adoquinadas, veredas angostas, casas coloniales y muchas de las estancias más tradicionales de Buenos Aires.
Es además cuna de Ricardo Güiraldes, es autor de "Don Segundo Sombra", obra pilar de la literatura gauchesca. General Madariaga, en tanto, mantiene viva la tradición pampeana. por sus fogones y asados populares, sus fiestas folclóricas, sus desfiles gauchos y sus jineteadas, es una verdadera "Ciudad Gaucha". Comparte con general Lavalle la mayor laguna de la Provincia, La Salada Grande.

Luján, ubicada en la ribera de Río Lujan, mantiene intactas las costumbres y tradiciones del pasado, especialmente en el pueblo histórico de Carlos Keen con edificios de 1800, almacenes de campo, restaurantes con gastronomía criolla y espectáculos de doma y folklore.