Corrientes Laberinto de lagunas claras

Los Esteros del Iberá Corrientes, son un paraiso para los amantes de la pesca. Y una reserva  natural única en el mundo.
Lagunas claras y bañados repletos de especies única dan forma a la Reserva natural esteros de Iberá, pareje de una conmovedora belleza. Con una extensión de 1,4 millón de hectáreas, es el segundo humedal en tamaño de América del Sur. Antiguos cauces o lechos abandonados del río Paraná formaron, con el paso del tiempo, esta independiente y compleja red de humedales compuestas por bañados, esteros, lagunas, embalsados y cursos de origen pluvial.
Los esteros de este sistema son un depósito de agua estancada con una profundidad que varía entre uno y tres metros cubierto por dos tipos de plantas acuáticas: las que surgen desde el fondo formando pajonales en los bordes costeros o las formaciones flotantes que tapan la superficie del agua como los camalotes y embalsados estos últimos, en algunos casos, toman un espesor considerable.
Los sistemas de embalsados se originan en los camalotes, en su entretejido se acumula tierra, traída por el viento y por el agua, la formación de la primera capa permite que crezcan sobre ella otras especies de plantas, incluso árboles, que con el paso del tiempo se van superponiendo.
Allí habitan animales autóctonos como el yacaré y el carpincho y 368 tipos de aves en perfecta armonía. Se destaca además por las importantes dimensiones de sus lagunas, donde sobresale Laguna Luna, con 78 kilómetros cuadrados. Corrientes acuña la pesca como una de sus principales actividades. Con mosca o trolling, la provincia garantiza satisfacción en la práctica de este deporte.
Pero los Esteros del Iberá no son la única belleza que tiene Corrientes. Otro circuito recomendado para disfrutar de los paisajes en la costa del río Uruguay. De sur a norte, por la Ruta 14 se puede visitar Monte Caseros, Paso de los Libres, Yapeyú, Alvear, Santo Tomé y Gobernador Virasoro.
Monte Caseros,  ciudad de triple frontera internacional, con sus características anchas avenidas y un nutrido programa de actividades litúrgica, cultural y deportiva, cuenta con infraestructura hotelera y gastronómica acorde a la demanda.