Mendoza un paraíso recostado


Mendoza ver mapa es un paraíso recostado en la Cordillera de los Andes, que goza del privilegio que le otorgan su clima y sus paisajes.
Sin duda alguna, la provincia de Mendoza goza del privilegio que le otorgan su clima y sus paisajes, capaces de convocar a miles de turistas sin restricciones durante todo el año, y su don de gentes, fácilmente comprobable en un pueblo que se complota para hacer de la estadía una experiencia inolvidable.
Y no es para menos si repasamos los atractivos turísticos que ofrece, con sus cuatro centros de ski (para disfrutar en invierno), sus programas de turismo aventura y sus reservas provinciales, además de un clima privilegiado, templado y con escasas lluvias, y un paisaje generoso en gigantescas montañas de nieves eternas, extensos valles cultivados, briosos ríos de deshielo y desiertos enigmáticos.
Hay lugares que los visitantes no pueden dejar de visitar si desean conocer la esencia turística de Mendoza. Una es el Parque Provincial Aconcagua, situado a 180 kilómetros de la capital. Centrado en el monte Aconcague, que, con sus 6.959 metros, es la cumbre más alta de América y Occidente, convoca todos los años a cetenares de escaladores y amantes del trekking provenientes de todo el mundo. Otros cerros superan los 5 mil metros en el Parque, como el el Tolosa (5.432), el Catedral (5.290) y el Pan de Azúcar (5.220).
Otro punto es la localidad de Uspallata, antiguo valle de explotación minera jesuítica y posta histórica, situada en la ruta internacional que lleva a Chile. Levantada a 180 kilómetros de la capital mendocina, quenta con una completa gama de servicios y paisajes sublimes como el de la Cordillera del Tigre donde se puede realizar cabalgates y trekking.
El Puente del Inca también  seduce a quienes se acercan al paso fronterizo a Chile. Antiguo centro termal, este puente natural sobre el río de las Cuevas es un verdadero prodigio de la naturaleza, con paredes teñidas con el ocre, el amarillo o el naranja de diversas sales y óxidos de hierro.